Fiscaldeducción de gastos freelance

Deducción de gastos cuando trabajas por tu cuenta: Si eres un(a) freelancer o persona física que cobra por honorarios, no olvides solicitar facturas de todas (si todas) tus compras y servicios ya que podrás hacer deducciones de impuestos al realizar tus declaraciones.

Las personas físicas con actividad profesional pueden deducir los gastos que pagan por insumos indispensables para realizar sus actividades. Estas deducciones aplican para ISR y podrás acreditar el IVA para aquellos gastos que sean deducibles de ISR.

Así es… arquitectos, plomeros, electricista, dentistas, veterinarios, médicos – y muchos muchos más, pueden deducir los gastos que pagan por aquellos insumos que son indispensables para poder llevar a cabo su actividad profesional. Por ejemplo, para un electricista, el material que utiliza para hacer una instalación eléctrica, una computadora o el internet; para un jardinero sus herramientas o vehículo de transporte o para un actor, su ropa y artículos de imagen.

Los contribuyentes deben ser específicos y razonables al momento de declarar los gastos que buscan deducir, pues en ocasiones el SAT no acepta conceptos como la compra de vestuario (para actores, músicos o conductores de televisión si). La renta de un local, oficina, gastos en servicios como luz, teléfono, internet e incluso gastos de comida (algunos) si son deducibles.
De esta forma, si eres freelancer o persona física que cobra por honorarios, saca tu RFC y pide factura de todo lo que gastes y acostúmbrate a dar facturas por lo que vendes.

El apartado técnico:

Algunos de los requisitos para estas deducciones son:

  • Ser indispensables para obtener los ingresos.
  • Contar con las facturas que reúnan todos los requisitos fiscales (ya no es necesario proporcionar la Cédula de Identificación Fiscal; para que le den facturas de sus gastos, compras o inversiones, es suficiente con mencionar su RFC de manera verbal).
  • Registrarlos en su contabilidad.
  • Para efectos del IETU, las inversiones se deducen en su totalidad en el periodo en el que efectivamente se realice la erogación.

Algunas deducciones para personas con Actividad Empresarial son las siguientes:

  • Las compras de mercancía, materias primas, productos terminados o semiterminados que utilice para fabricar bienes, prestar servicios, o bien para venderlos.
  • Las devoluciones que reciba o los descuentos o bonificaciones que realice, siempre que haya acumulado el ingreso correspondiente para efectos de calcular el impuesto.
  • Pago de sueldos o salarios, en caso de tener trabajadores.
  • Pago de arrendamiento del local que utilice para realizar su actividad
  • Luz y teléfono del local que utilice para su actividad.
  • Papelería y artículos de escritorio.
  • Los intereses pagados derivados del negocio, incluidos los que se generen por préstamos que hayan sido invertidos en la actividad.
  • Las cuotas pagadas como patrón al Instituto Mexicano del Seguro Social, incluso cuando éstas sean a cargo de sus trabajadores.
  • Las inversiones, como la compra de equipo de cómputo, equipo de oficina, construcciones, vehículos y maquinaria.

Para las personas Físicas con Actividad Profesional podemos considerar las siguientes deducciones:

  • Pago de arrendamiento del local u oficina donde preste sus servicios profesionales (honorarios).
  • Luz y teléfono del local u oficina que utilice para la prestación de sus servicios profesionales (honorarios).
  • Pago de sueldos o salarios, en caso de tener trabajadores.
  • Las cuotas pagadas al Instituto Mexicano del Seguro Social, incluso cuando éstas sean a cargo de sus trabajadores.
  • Papelería y artículos de escritorio.
  • Gasolina y mantenimiento del automóvil que utilice exclusivamente para la prestación de sus servicios profesionales (honorarios).}
  • Para que proceda la deducción de gasolina, debe pagarla mediante cheque nominativo, tarjeta de crédito, de débito o de servicios, o bien, con monedero electrónico.

Cabe mencionar que muchas personas consideran como deducciones las compras de su “despensa del hogar” lo cual no está permito. Para entenderlo mejor veamos el siguiente ejemplo:

Supongamos que contamos con un despacho de Arquitectos; los gastos que podemos considerar como deducciones son:

  1. La renta del local, despacho u oficina.
  2. La compra de computadoras.
  3. La compra de un restirador.
  4. La compra de artículos de papelería y relacionados.
  5. Los sueldos de los asistentes y trabajadores.
  6. Artículos de limpieza para las instalaciones.
  7. Artículos publicitarios.
  8. Muchos más.

Ahora… ¿que pasa cuando tu casa es tu oficina? Lee este artículo: