Momento de inicio de computo para prescripción de saldos a favor

El artículo 22, párrafo décimo sexto, del Código Fiscal de la Federación establece que la obligación de devolver prescribe en los mismos términos y condiciones que el crédito fiscal; por su parte, el artículo 146 del citado ordenamiento determina que el crédito fiscal se extingue por prescripción en el término de cinco años y que éste inicia a partir de la fecha en que el pago pudo ser legalmente exigido. Así, en atención a que la prescripción en materia tributaria es una figura que da certeza y seguridad jurídica a las relaciones patrimoniales entre la autoridad hacendaria y los particulares, el momento en que la devolución del saldo a favor resulta legalmente exigible es cuando ha transcurrido el término fijado por los diferentes ordenamientos fiscales para que el contribuyente efectúe la determinación de las contribuciones a las que se encuentra afecto, quedando legitimado a partir de entonces para instar su devolución, sin que las autoridades fiscales puedan rehusarse a devolver tales cantidades conforme a derecho, de acuerdo con el artículo 2190 del Código Civil Federal.

Este último 3 de octubre se publicó la Jurisprudencia por contradicción de tesis – entre los criterios sustentados por la Primera y Segunda Sala – del pleno de nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la que se confirma el criterio de la Primera Sala, en lo respectivo a que el cómputo de la prescripción de saldos a favor debe llevarse a cabo desde el momento en el que la devolución del saldo a favor resulta legalmente exigible – esto es – cuando ha transcurrido el término fijado por los ordenamientos fiscales para que el contribuyente efectúe la determinación de las contribuciones a las que se encuentra afectado.
Este criterio pone gran desventaja a los contribuyentes, debido a que el cómputo para solicitar el saldo a favor inicia a partir del día siguiente a la fecha en que el contribuyente debió determinar sus contribuciones a través de las declaraciones normales y/o complementarias correspondientes.

Ejemplo:

Si un contribuyente debió presentar la declaración del impuesto sobre la renta del ejercicio 2013 a más tardar el 31 de marzo de 2014, el cómputo del plazo de la prescripción del saldo a favor comenzará a correr a partir del 1 de abril de 2014, aun cuando no se haya presentado la declaración del ejercicio.

Como se puede observar, la Corte en nuestra forma de ver, aplica de manera incorrecta el principio de autodeterminación de las contribuciones que rige en materia fiscal federal al desconocer el efecto que tienen las declaraciones normales y complementarias que arrojan los saldos a favor, pues prevalece el concepto de exigibilidad frente al concepto de la determinación y declaración que realice el contribuyente de los impuestos a su cargo y/o de los saldos a favor.

¿Qué opinas? Esccribe tus comentarios debajo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *