dolar_pesos

¿Nos afecta el aumento del precio del dólar? ¿Qué podemos hacer?

Durante los últimos meses del 2015 y lo que va del 2016, el dólar ha incrementado su valor respecto del peso – y no poco. Si consideramos 1 año – febrero a febrero, de acuerdo a Banco de México el dólar interbancario (éste es el que usan bancos para hacer transacciones entre ellos) paso de 14.80 a 18.40 – algo así como uno 26%.

Sobre la pregunta ¿nos afecta? Si. Y mucho. Más del 80% de nuestro comercio exterior es con Estados Unidos. Se podría argumentar que México exporta más de los que importa (respecto de Estados Unidos), por lo que los exportadores se beneficiarían de un peso más barato (venderían más), pero esto no es tan simple. Hay que entender que un gran componente de lo que exporta tiene componente importado.

Ahora bien, la parte fea es que un dólar más caro encarece en general los productos que se venden – lo que resulta en una inflación más alta (nos alcanza menos nuestro dinero) – y eso, nos pega a todos. Y la parte posiblemente más fea, es que si Banco de México no logra paliar la salida de dólares vendiendo parte de sus reservas, tendrá que usar política de tasas de interés para evitar que salga dinero (si México ofrece mejores tasas de interés, habrá quienes decidan no sacar su dinero y dejarlo a ganar más interés acá). Suena bien… sin embargo, esa alza de tasas de interés les pega duro a las tasas que se pagan en los créditos (tarjetas de crédito, hipotecas, crédito automotriz, etc.).

Y a final de cuentas, es sabido entre los que saben más de esto que el tipo de cambio peso dólar lo afecta, antes que cualquier otra cosa, las tasas de interés que ofrecen en Estados Unidos. Así que bastante esta fuera de nuestro alcance si le andan moviendo.

Dicho esto… ¿Qué hacer?

Si desea comprar algo – pregunte si realmente lo necesita. En la medida de lo posible, evite el gasto.

Si de plano no hay de otra, trate de gastar en el producto que menos componente extranjero tenga.

Y a la hora de gastar, trate de hacerlo al contado. No se endeude. Si no es una persona totalera (los que siempre pagan el saldo total), le acabará atacando más el interés que le cobran.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *