decisiones_1

La importancia de la toma de decisiones en la organización

Las necesidades de información requeridas dentro de la organización varían de acuerdo al nivel dentro de la estructura organizacional. Las decisiones de los ejecutivos o directores son menos estructuradas donde no existen situaciones repetitivas y por ende no pueden aplicarse recetas únicas de solución; por el contrario deben establecerse criterios de evaluación y puntos de vistas para cada situación donde muchos de los datos deben provenir de fuentes externas y subjetivas en entornos con riesgos e incertidumbre. Debido a que es imposible determinar y controlar todas las variables o factores que inciden en una situación es que se busca a través de modelos representar la realidad para su análisis en él se espera que las decisiones tomadas sean decisiones satisfactorias y no óptimas dentro del contexto de racionalidad de quiénes deben tomar decisiones. Las decisiones que los ejecutivos efectúen se desplegarán en todos los niveles de la organización traducidas en objetivos y acciones más específicas y concretas en cada nivel hacia abajo. La información requerida en estas decisiones representan el punto de partida para llevar a cabo acciones que finalmente afectarán el desempeño de la organización.

El objetivo general del desempeño de toda organización es el de Crear Valor Económico, y es por lo tanto el objetivo último global que debe lograr toda decisión gerencial. Las malas decisiones destruyen valor y es más notorio es organizaciones pequeñas que cuentan con menos capacidades acumuladas para soportar un perdida en el valor económico. Los buenos negocios que crean valor son el resultado de buenas decisiones y el uso eficiente y efectivo de los recursos y capacidades.

 

¿Qué es la toma de decisiones?

La toma de decisiones es la selección de un curso de acción entre varias opciones. Al tomar las decisiones es fundamental la percepción de la situación por parte del responsable. El administrador pasa la mayor parte de su tiempo resolviendo problemas y tomando decisiones. Para ser eficaces en su trabajo deben poseer:

  • conocimientos técnicos adecuados,
  • experiencia suficiente y
  • saber manejar, por lo menos, algún método para la toma de decisiones.

Buenos Negocios = Buenas Decisiones + Recursos y Capacidades

Debido al constante entorno globalizado con clientes más exigentes y mayores competencias, las buenas decisiones no pueden asegurar buenos resultados a futuro, pero son una protección posible contra los malos resultados.

Como objetivos intermedios para crear valor se encuentran lograr competencias sostenibles en el tiempo y en el aspecto funcional fomentar competencias esenciales en las actividades internas.

Con esto se desecha la idea tradicional de evaluar el desempeño en términos netamente financieros que es de mayor interés para los dueños, la rentabilidad es un resultado retrospectivo que comunica lo que se ha hecho en el pasado.

Las nuevas decisiones deben ser el resultado de un proceso que debe considerar una perspectiva hacia el futuro y el entorno atendiendo no sólo los intereses de los dueños sino que además considerar los intereses presentes de los clientes, el aprendizaje dentro de la organización y los procesos internos orientados al cliente. De esta forma se estará atendiendo los factores que inciden en el resultado financiero.

Las decisiones que un ejecutivo lleva a cabo en las distintas unidades de una organización se denominarán Decisiones Gerenciales. Las Decisiones Gerenciales pueden ser clasificadas, desde el punto de vista de la gestión, en dos tipos: Decisiones programadas y no programadas

Decisiones programadas

  • Como el tiempo es valioso y escaso, deben tener identificadas aquellas situaciones que, por su recurrencia o importancia relativa, puedan ser tipificadas de manera tal que, al ocurrir, ya se tenga decidido lo que se debe hacer.
  • Los reglamentos y las políticas contienen decisiones programadas que surgen a partir de este tipo de situaciones.
  • Existen las decisiones programadas por su recurrencia involucran situaciones repetitivas hasta cierto punto, cotidianas. Ejemplo: La política de reclutamiento y selección de personal, que implica de una serie de exámenes psicométricos y técnicos, así como varias entrevistas.
  • Las decisiones programadas por su importancia relativa implican una regla o política que surte efecto hasta el momento en que la decisión se vuelve más importante. Ejemplo: La política de emisión de cheques para el pago de proveedores establece un límite de dinero para emitir cheques de pago sin requerir de la autorización de un “jefe superior”.

Decisiones no programadas:

Involucran situaciones, imprevistas o muy importantes que requieren una solución específica y particular por parte de los implicados.

Quienes toman decisiones no programadas deben cubrir algunos requisitos para que ser eficaces:

  • capacidad técnica,
  • dominio de algún método para tomar decisiones,
  • experiencia, determinación suficiente y
  • fortaleza de carácter para asumir la responsabilidad y enfrentar las consecuencias.

Las decisiones no programadas derivadas de problemas imprevistos; se toman cuando el acontecimiento que les da origen no estaba planeado o no se esperaba que ocurriera.

Las decisiones no programadas por la importancia de la situación que involucran, se reservan a personal de un nivel superior debido al impacto de sus consecuencias en la organización.

En la práctica se establece, como regla general, que:

  • Los administradores deben generar decisiones programadas para todas aquellas situaciones cuya naturaleza lo permita.
  • Limitar las decisiones no programadas sólo a los casos que verdaderamente lo ameritan.

Los gerentes no saben si las decisiones funcionarán, nada garantiza que los resultados sean buenos; pero sí sabrán que hicieron su mayor esfuerzo para tomar la mejor decisión posible.

La toma de decisiones implica escoger la mejor solución posible a una situación específica, aplicando criterios preestablecidos.

Este proceso, que puede parecer muy simple, se torna complejo cuando se debe manejar un gran número de criterios y alternativas de solución.

En la elección de alternativas influye una gran cantidad de factores personales, entre los que destacan:

  • La cultura del grupo social al que pertenece.
  • Los gustos y predisposiciones de quien toma la decisión.
  • Los recursos disponibles.
  • Exceso de confianza.
  • Percepción tardía.

Habitualmente, las decisiones se toman en grupo cuando los problemas son demasiados grandes para tomar una decisión individual o porque involucra a varias de las áreas funcionales de la empresa.

Toda decisión debe evaluarse en función de cinco características:

  1. Efectos futuros. Tiene que ver con la medida en que los compromisos relacionados con la decisión afectará el futuro.
  2. Se refiere a la velocidad con que una decisión puede revertirse y la dificultad que implica hacer este cambio.
  3. En qué medida se ven afectadas otras áreas o actividades.
  4. Se refiere a las relaciones laborales, valores éticos, consideraciones legales, principios básicos de conducta, imagen de la compañía, entre otros aspectos.
  5. ¿La decisión se toma frecuente o excepcionalmente?

Fuentes y textos extraídos de:

http://www.gestiopolis.com/analisis-de-la-toma-de-decisiones-gerenciales-en-la-empresa/

http://www.auladeeconomia.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *